Tipos de Problemas de Columna

 
PEDIR MÁS INFORMACIÓN
PARA MI CASO
Nombre
Email
Teléfono
Mensaje
 
 
 
 
 
 

Escoliosis

 
La escoliosis es una enfermedad compleja caracterizada por la existencia de una deformidad morfológica grave, con desviación de la columna vertebral hacia la izquierda o derecha, resultando en un formato de "S" o "C". Esta desviación ocurre en varios planos e involucra varios segmentos de la columna vertebral.
 
 

Síntomas de la Enfermedad

La escoliosis puede ser detectada cuando un hombro parece estar superior en relación al otro o cuando la cintura pélvica está inclinada. Cuando el paciente dobla el tronco hacia adelante también es posible verificar que hay escoliosis debido a la asimetría evidente entre el lado derecho y el lado izquierdo de la columna.

En un paciente con escoliosis normalmente la columna vertebral se encuentra encorvada anormalmente a uno de los lados y éste puede sentir una incomodidad muscular.
 

Causas

Las causas de la escoliosis pueden ser de naturaleza diversa, especialmente postural, pero en seguida enumeramos algunas de las posibles causas:

  • Escoliosis idiopática no tiene causa conocida y corresponde al 70% de los casos.
  • Escoliosis postraumática.
  • Escoliosis congénita se debe a problemas en la formación de las vértebras o a problemas de fusión de los huesos de la columna, pudiendo o no estar asociado a la fusión de costillas durante el desarrollo del feto o del recién nacido.
  • Escoliosis neuromuscular es causada por problemas neurológicos (por ejemplo, parálisis cerebral) o musculares que determinan debilidad muscular, control precario de los músculos o parálisis debida a enfermedades como distrofia muscular (por ejemplo, espina bífida).
 
 
 

Diagnóstico y Examen

El diagnóstico de escoliosis normalmente se realiza con base en la historia clínica detallada, el médico realiza una serie de preguntas sobre el crecimiento reciente del paciente. En seguida, se realiza el examen físico, en que examinará el cuerpo del paciente verificando si existen signos indicativos de escoliosis.

Además, el médico puede realizar un examen neurológico para verificar la debilidad muscular y los reflejos anormales del paciente.

Los exámenes complementarios de diagnóstico son también esenciales en el diagnóstico de la escoliosis, sobre todo la radiografía de la columna total con el paciente en posición orto-estática y descalzo, para poder medir el ángulo escoliótico.
 

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de la escoliosis, del tamaño y de la localización de la curvatura, además de la edad y el índice de crecimiento del paciente. En la mayoría de los casos de escoliosis idiopática que ocurre en adolescentes, el tratamiento pasa sólo por la observación procediendo a reevaluaciones clínicas periódicas y, eventualmente, radiográficas.

El uso de chalecos se recomienda para ayudar a retrasar la progresión de la curva y para que no se revierta. A menudo se utilizan mecanismos de presión para alinear la columna vertebral en el intento de evitar la progresión de la deformidad. El chaleco debe ajustarse de acuerdo con el crecimiento.

La cirugía consiste en corregir la curva (aunque no completamente) y alinear las estructuras óseas (vértebras). Las vértebras se fijan a través de varillas metálicas y tornillos.
 
 

Lordosis

 
La lordosis es una curvatura fisiológica de la columna vertebral proyectada dentro de la caja torácica, que está presente en la región cervical y lumbar, o sea, todas las personas tienen lordosis. Sin embargo, cuando hay alteraciones en la curvatura lordótica - hipolordosis (curvatura reducida) o hiperlordosis (curvatura acentuada), surgen los problemas de columna.
 
 

Síntomas de la Enfermedad

Los principales síntomas de lordosis lumbar son dolor de espalda, hormigueo en la región de la columna, debilidad en los músculos de la barriga, dolores en el cuello y dificultad para bajarse y tomar en pesos.

En la lordosis cervical se caracteriza por rigidez, dolor en el cuello, debilidad en los músculos adyacentes y hormigueo.
 

Causas

La lordosis está especialmente relacionada con causas genéticas. Aunque la obesidad, la mala postura y las debilidades musculares también son factores importantes y deben ser considerados.

También hay otros factores relacionados con las alteraciones en la curvatura cervical y lumbar. Son ellos:

  • Trauma en la parte inferior de la columna;
  • Inflamación entre las vértebras;
  • Osteoporosis o pérdida de densidad ósea;
  • Espondilolistesis (condición en la que la vértebra desliza);
  • Acondroplasia (tipo de enanismo);
  • Osteosarcoma (cáncer de hueso);
  • Hipercifosis.
 
 
 

Diagnóstico y Examen

La lordosis puede ser diagnosticada por un ortopedista o por un médico general. En 80% de los casos, el diagnóstico es realizado por la evaluación clínica, que incluye el análisis del historial del paciente y un examen físico completo para evaluar la amplitud de diferentes movimientos realizados por el paciente.

El médico deberá tener en cuenta la debilidad muscular, principalmente en la región abdominal y la baja flexibilidad articular en el dorso y en los miembros inferiores.

Además del examen físico, el médico podrá solicitar exámenes complementarios de diagnóstico como:

  • Rayo-X de la columna: para analizar el paciente de frente y de lado (perfil), para medir las curvas de la columna vertebral.
  • Tomografía computarizada.
  • Resonancia magnética.
  • Exámenes óseos: verifica si hay alteraciones degenerativas en las articulaciones.
 

Tratamiento

Las alteraciones debido a la lordosis tienen cura y pueden ser tratadas de acuerdo con la gravedad de la lesión. No todos los casos requieren tratamiento. Sin embargo, cuando la curva es rígida, es necesario un tratamiento eficaz y bien direccionado, pues si la curvatura vertebral es severa puede requerir el uso de cintas o incluso cirugía mínimamente invasiva (nucleoplastia por Plasmalight), para el tratamiento de las hernias de los discos asociada a esta patología.

En general, el tratamiento para lordosis aumentada o disminuida puede incluir:

  • Medicación (analgésicos y antiinflamatorios) para aliviar el dolor y la hinchazón;
  • Ejercicios de refuerzo muscular y fisioterapia;
  • Uso de cintas;
  • Pérdida de peso;
  • Técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas.
 
 

Cifosis

 
La columna dorsal, vista en lateral, a una curvatura fisiológica denominada por cifosis, esta curva se forma fuera de la caja torácica. La cifosis torácica normal tiene 20-40 grados de inclinación. Sin embargo, en los casos en que hay acentuación de la cifosis se denomina hipercifosis esta puede estar asociada a malas posturas, a la enfermedad de Scheuermann y a enfermedades reumatológicas de la columna. En la hipercifosis la columna dorsal queda más curvada de lo normal y vulgarmente se dice que la persona queda jorobada.
 
 

Síntomas de la Enfermedad

Normalmente la cifosis es idiopática, y se detecta sólo por la curvatura exagerada de la columna vertebral. Sin embargo, en algunos casos se caracteriza por dolor de espalda, rigidez, sensibilidad de la columna vertebral y cansancio.
 

Causas

Las causas de la cifosis son variables, pero se piensa que está mayoritariamente relacionada con:

  • Mala postura (cifosis postural);
  • Formación anormal de las vértebras (cifosis de Scheuermann);
  • Desarrollo anormal de la columna vertebral en el útero (cifosis congénita);
  • Edad (envejecimiento);
  • Post-traumática, post-infección, enfermedades neuromusculares, tumores y enfermedades reumatológicas (espondilitis anquilosante).
 
 
 

Diagnóstico y Examen

La cifosis puede ser diagnosticada por un ortopedista o por un médico general. El diagnóstico se realiza mayoritariamente a través de la evaluación clínica, que incluye el análisis del historial del paciente y un examen físico completo para evaluar la amplitud de diferentes movimientos realizados por el paciente.

Además del examen físico, el médico podrá solicitar exámenes complementarios de diagnóstico como radiografía de la columna, para analizar al paciente de frente y de perfil, para medir las curvas de la columna vertebral, y exámenes óseos para verificar si hay osteoporosis, por ejemplo.
 

Tratamiento

En los casos de cifosis idiopática no se recurre a medicamentos, se opta sólo por ejercicios de refuerzo muscular dorsal, natación, corrección de la postura y fisioterapia. Cuando el paciente tiene dolor puede recurrirse a la medicación.

En casos de deformidades graves, progresivas y dolorosas el tratamiento quirúrgico puede ser ponderado y pasa por la corrección de la deformidad con el uso de tornillos y barras de titanio, sin embargo, debido a la complejidad del procedimiento y al riesgo quirúrgico sólo se realiza en casos más graves.

En los casos de cifosis secundaria a otras enfermedades como fracturas, tumores y enfermedades reumatológicas el tratamiento debe enfocarse en la causa de la deformidad.
 
 
 
 
Dirección
Largo Lapa 1,3º
4050-069 Porto
 
 
 
 
Teléfono
 
 
 

Pedir más información para mi caso