PEDIR MÁS INFORMACIÓN
PARA MI CASO
 
Nombre
 
 
Email
 
 
Teléfono
 
 
Mensaje
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Osteofitosis

 
 
La osteofitosis es una enfermedad que se caracteriza por el crecimiento anormal de hueso alrededor de una articulación vertebral dañada, es decir, cuando hay degeneración del disco intervertebral.

Estas alteraciones, los osteófitos, son la consecuencia de la deshidratación del disco intervertebral, lo que favorece la aproximación de las vértebras y hace posible la compresión de las raíces nerviosas. En realidad, los osteófitos pueden considerarse una respuesta compensatoria del organismo a daños en los ligamentos y los huesos, permitiendo absorber la sobrecarga ejercida sobre las articulaciones y estabilizar la columna vertebral.
 
 
 
 
 

Síntomas de la Enfermedad

 
Los principales síntomas de esta enfermedad son fuertes dolores en la región afectada, limitación de los movimientos, hormigueo, pérdida de fuerza muscular, de la sensibilidad y de los reflejos.
 
 
 

Causas

 
Una de las causas más comunes de osteofitosis es el desgaste natural de los discos intervertebrales propios de la edad y de la predisposición genética. Además, puede surgir debido a la mala postura, a la obesidad, al sedentarismo, a los traumas en la columna y las enfermedades reumáticas.
 
 
 
 
 
 

Diagnóstico y Examen

 
El diagnóstico de osteofitosis se realiza a través del análisis de la historia clínica y la realización del examen físico del paciente afectado. Sin embargo, los exámenes de imagen como rayos X, tomografía computarizada o resonancia magnética son fundamentales para analizar la extensión y la gravedad de la lesión.
 
 
 

Tratamiento

 
Se puede recurrir a analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor, pero es fundamental desarrollar hábitos que faciliten la corrección de los problemas de postura, esto es posible con recurso a la fisioterapia y a la práctica regular de ejercicios físicos.

En los casos en que el dolor causado por las hernias discales es refractario a la medicación puede recurrir a tratamientos mínimamente invasivos (nucleoplastia por Plasmalight - más avanzada actualmente, ozonoterapia o radiofrecuencia).
 
 
 
 
 
 
 

Estenosis Lumbar/Cervical

 
 
La estenosis vertebral corresponde a un estrechamiento del canal vertebral (por donde pasa la médula vertebral) o de los agujeros intervertebrales o de conjugación (por donde pasan las raíces nerviosas). Las estenosis ocurren con mayor frecuencia en la región cervical y lumbar, pues son los segmentos de la columna con mayor movilidad.
 
 
 
 
 

Síntomas de la Enfermedad

 
Los síntomas de la estenosis vertebral incluyen:

  • Dolor lumbar al caminar sin irradiación hacia los miembros inferiores (lombosciatalgia);
  • Disminución de la movilidad de la columna;
  • Alteraciones sensitivas dependientes del nervio afectado;
  • Debilidad motora;
  • Alteraciones de los reflejos.
 
 
 

Causas

 
Las principales causas de las estenosis vertebrales son las hernias discales, la hipertrofia de las articulaciones interapofisarias, el espesamiento de los ligamentos amarillo y del longitudinal posterior, el deslizamiento o la fractura de vértebras, los osteófitos, tumores, quistes o cualquier cuerpo extraño que reduzca el espacio del canal medular o de los agujeros de conjugación.
 
 
 
 
 
 

Diagnóstico y Examen

 
El diagnóstico de la estenosis vertebral se puede realizar con base en la historia clínica y en el examen físico del paciente, sin embargo, para que haya una confirmación de la enfermedad es necesario realizar exámenes como la radiografía, la Tomografía Computarizada, la Resonancia Magnética o la Mielografía
 
 
 

Tratamiento

 
Si no hay alteraciones neurológicas graves (parálisis, disturbios esfinterianos) debido a la estenosis vertebral, el tratamiento puede ser conservador. Pueden usarse medicamentos analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares para disminuir los síntomas causados por la estenosis. Se puede recurrir a infiltraciones de corticoides junto a la estructura vertebral comprometida para aliviar los síntomas referidos por el paciente.

En los casos en que la estenosis es causada por las hernias de los discos puede recurrir a tratamientos mínimamente invasivos (nucleoplastia por Plasmalight - más avanzada actualmente, ozonoterapia o radiofrecuencia).

Si los tratamientos mencionados anteriormente no resultan, en casos debidamente seleccionados puede proceder a la cirugía convencional.
 
 
 
 
 
 
 

Espondilitis Anquilosante

 
 
La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica e incurable que afecta las articulaciones del esqueleto axial, especialmente las de la columna, cadera, rodillas y hombros. La inflamación también puede llegar a otras partes del cuerpo, como los ojos, el corazón y los pulmones.
 
 
 
En la columna esta enfermedad hace que las vértebras se funden, haciendo que ella sea menos flexible pudiendo resultar en una postura cifótica. Además, cuando las costillas se ven afectadas por la espondilitis anquilosante, el paciente tiene dificultad para respirar profundamente.
 
 
 
 
 
 
 

Síntomas de la Enfermedad

 
La manifestación inicial de la espondilitis anquilosante es dolor lumbar persistente, mejora con el movimiento y aumenta con el reposo. Este dolor puede irradiarse a las piernas y estar asociado a una rigidez de la columna más acentuada al comienzo del día. Los síntomas pueden desaparecer espontáneamente y reincidir después de algún tiempo.

Los demás síntomas son el compromiso progresivo de la movilidad de la columna que va endureciendo (anquilosis) y de la expansión de los pulmones, aumento de la curvatura de la columna en la región dorsal (cifosis), cansancio, pérdida de peso, fiebres bajas y dolor e hinchazón en las articulaciones.
 
 
 

Causas

 
Las causas de la espondilitis anquilosante son desconocidas, habiendo un factor genético indicador, este es denominado HLA-B27. En estos casos (en que la persona posee el HLA-B27), la teoría más aceptada es la de que la espondilitis anquilosante puede ser desencadenada por una infección intestinal.
 
 
 
 
 
 

Diagnóstico y Examen

 
El diagnóstico puede ser realizado por un médico de clínica general, un ortopedista o un reumatólogo, éste debe tener en cuenta los signos y síntomas, los resultados de exámenes de laboratorio de sangre y los resultados de la imagen de las articulaciones afectadas. El diagnóstico precoz es de extrema importancia para evitar la progresión y las complicaciones de la enfermedad.

Normalmente la radiografía permite al médico hacer el diagnóstico a través de la visualización de alteraciones en las articulaciones, aunque en una fase precoz de la enfermedad éstas no son visibles, pudiendo ser necesaria la realización de una resonancia magnética para obtener un análisis detallado de los huesos y tejidos.
 
 
 

Tratamiento

 
El objetivo del tratamiento de la espondilitis anquilosante es aliviar los síntomas dolorosos y reducir el riesgo de deformidades. Así, se puede recurrir al uso de medicamentos y a la fisioterapia, o a tratamientos mínimamente invasivos (nucleoplastia por Plasmalight - más avanzada actualmente, ozonoterapia o radiofrecuencia).

La fisioterapia es fundamental para el portador de esta enfermedad mantener un programa de ejercicios posturales y respiratorios, para fortalecer los músculos y favorecer la movilidad de las articulaciones.
 
 
 
 
 
 
 

Espondilolisis

 
 
La espondilolisis corresponde a una lesión de origen indeterminada definida como un defecto, o falla mecánica, con discontinuidad ósea del segmento intervertebral (pars interarticularis - pequeño segmento de hueso que une las facetas de una vértebra).
 
 
 
 
 

Síntomas de la Enfermedad

 
Algunos de los pacientes portadores de esta patología no sienten absolutamente nada otros sienten una lumbalgia crónica de pequeña intensidad, no incapacitante, cuyo diagnóstico es difícil y tardío. Sin embargo, hay casos en que el dolor es incapacitante y que altera la calidad de vida del adolescente o del atleta. La vértebra más frecuentemente afectada es la L5.
 
 
 

Causas

 
Ocurre generalmente en L5 pues esta vértebra tiene un defecto congénito o adquirido en el pedículo, que es una región localizada de la vértebra. Generalmente lo que sucede es que hay un pequeño defecto congénito, una unión incompleta, que con la práctica deportiva acaba en rotura ósea, causando una espondilolisis.
 
 
 
 
 
 

Diagnóstico y Examen

 
A pesar de que algunos de los síntomas son indicadores indirectos de espondilolisis el diagnóstico se realiza a través de exámenes de radiografía, pudiendo ser complementado por tomografía computarizada y resonancia magnética, en todos estos exámenes es posible visualizar el pedículo que parece estar fracturado.
 
 
 

Tratamiento

 
Inicialmente el tratamiento de la espondilolisis se centra en el alivio del dolor a través de medicación analgésica y antiinflamatoria y con fisioterapia que busca mejorar el grado de movilidad músculo-articular.

En los casos de coexistencia de hernias de los discos, debe recurrirse a tratamientos mínimamente invasivos (nucleoplastia por Plasmalight - más avanzada actualmente, ozonoterapia o radiofrecuencia).
 
 
 
 
 
 
 

Espondilolistesis

 
 
La espondilolistesis corresponde al deslizamiento o luxación de una vértebra en relación a otra, provocando el desalineamiento de la columna. Puede ocurrir en cualquier segmento de la columna vertebral, pero es más común en la columna lumbar.
 
 
 
 
 

Síntomas de la Enfermedad

 
Los síntomas más comunes de espondilolistesis son el dolor lumbar, las depresiones de la piel en la región lumbar, las contracciones musculares en la parte posterior del muslo (que puede causar dificultad para caminar), dolor que irradia a los miembros inferiores, hormigueo, tensión muscular, rigidez y sensibilidad en el área afectada.

Síntomas como dolor durante la noche, adelgazamiento, pérdida de fuerza o sensibilidad en los miembros inferiores son síntomas menos comunes, pero de igual importancia.
 
 
 

Causas

 
Las causas más comunes de las espondilolistesis observadas por el médico ortopedista son la displásica, ístmica y degenerativa. Aunque existen otras causas, presentadas en seguida:

  • Diplásica (asociada a defectos de formación);
  • Ístmica (defecto vertebral por estrés mecánico, más común en niños y adolescentes);
  • Degenerativa (causada por las alteraciones adaptativas de la columna al proceso de envejecimiento);
  • Traumática (por caídas, accidentes);
  • Post-cirugía;
  • Patológica (relacionada con la presencia de tumores).
 
 
 
 
 
 

Diagnóstico y Examen

 
A pesar de algunos de los síntomas son indicadores indirectos de espondilolistesis el diagnóstico se realiza a través de exámenes de radiografía, pudiendo ser complementado por tomografía computarizada y resonancia magnética.
 
 
 

Tratamiento

 
Inicialmente el tratamiento de la espondilolistesis se centra en el alivio del dolor a través de medicación analgésica y antiinflamatoria y con fisioterapia para ayudar a corregir la postura ya mejorar la sustentación de la columna.

El recurso a tratamientos mínimamente invasivos (nucleoplastia por Plasmalight - más avanzada actualmente, ozonoterapia o radiofrecuencia) también puede ser ponderado en pacientes seleccionados.

En los casos más graves de deslizamiento de la vértebra o en los casos en que el paciente presenta dolor refractario al tratamiento conservador de medicación y fisioterapia, se pueden realizar procedimientos quirúrgicos para corrección del deslizamiento vertebral.
 
 
 
 
 
 
 

Artrosis de las Articulaciones

 
La artrosis, también conocida como osteoartritis, es una enfermedad que ataca las articulaciones promoviendo principalmente el desgaste del cartílago que recubre las extremidades de los huesos que se articulan, pero que también daña otros componentes articulares como los ligamentos, la membrana sinovial y el líquido sinovial.El cartílago articular es nutrido por el líquido articular o sinovial, éste contribuye a lubricar la articulación, facilitando sus movimientos, y permitiendo que en las articulaciones saludables los cartílagos se deslizan unas sobre otras sin fricción, es decir, sin desgaste.Las articulaciones más afectadas por esta enfermedad son: la columna, las manos, las rodillas y las caderas.
 
 
 
 

Síntomas

 
La artrosis es una enfermedad de las articulaciones que no alcanza otros órganos y que se caracteriza por los siguientes síntomas:
  • El síntoma más común de la artrosis es el dolor en las articulaciones afectadas, siendo que ésta generalmente aumenta gradualmente durante el día, con el esfuerzo y la sobrecarga;
  • La hinchazón, el calor, los crujidos y la limitación de los movimientos de las articulaciones afectadas también son comunes;
  • La rigidez articular también puede ocurrir después de largos períodos de inactividad, por ejemplo, cuando la persona permanece sentada o acostada durante un largo período de tiempo.

  • La intensidad de los síntomas de la artrosis varía mucho de paciente a paciente, siendo que algunos pacientes se debilitan por los síntomas. Por otro lado, algunos tienen una gran degeneración de las articulaciones observada en los exámenes complementarios de diagnóstico, pero poseen pocos síntomas.La artrosis de la columna vertebral puede causar dolor en el cuello, en la región dorsal o lumbar. Los osteófitos que se forman a lo largo de la columna pueden contactar con los nervios, causando dolor, entumecimiento y hormigueo en los miembros superiores o en los miembros inferiores, dependiendo de su ubicación.
     
     
     

    Causas

     
    La artrosis puede tener causas primarias o secundarias.La artrosis primaria se produce principalmente debido al uso excesivo de una articulación, pero también por el envejecimiento natural del paciente. El uso repetido de las articulaciones a lo largo de los años causa daños en el cartílago, que lleva el dolor y la hinchazón en las articulaciones. En casos más avanzados, hay una pérdida total del cartílago que envuelve las extremidades óseas de las articulaciones, esto provoca el contacto directo entre los huesos causando dolor y limitación de la movilidad articular.

    La artrosis secundaria es consecuencia de enfermedades o condiciones que el paciente sufre, incluyendo la obesidad, trauma repetido, cirugía de las estructuras articulares, anomalías congénitas, disturbios hormonales, enfermedades como la gota, artritis reumatoide y diabetes.
     
     
     
     
     

    Diagnóstico y examen

     
    El diagnóstico de artrosis se realiza a través del análisis de la historia clínica y la realización del examen físico del paciente afectado. Sin embargo, los exámenes de imagen como rayos X, tomografía computarizada o resonancia magnética son fundamentales para analizar la extensión y la gravedad de la lesión.
     
     
     

    Tratamiento

     
    La artrosis no tiene cura, pero los tratamientos pueden ayudar a reducir el dolor y mantener el movimiento y la función articular, permitiendo al paciente la realización de una vida completamente normal en la mayoría de los casos.

    Se puede recurrir a analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor, pero es fundamental desarrollar hábitos que refuercen los músculos que envuelven la articulación, esto es posible con recurso a la fisioterapia ya la práctica regular de ejercicios físicos.

    En los casos en que el dolor causado por la artrosis es refractario a la medicación puede recurrir a tratamientos mínimamente invasivos (nucleoplastia por Plasmalight - más avanzada actualmente, ozonoterapia o radiofrecuencia).
     
     
     
     
     
     
     
     
    Dirección
     
    Largo Lapa 1,3º
    4050-069 Porto
     
     
     
     
     
     
     
     
     
    Teléfono
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

    Pedir más información para mi caso